PRESENTACIÓN

SUZURI.es Escuela de pintura japonesa zen, sumi-e ofrece clases online individuales, talleres de iniciación, monográficos, intensivos y diferentes tipos de eventos. Para conocer todas nuestras actividades solo tienes que pinchar en el link o buscar dicha sección en el menú de la web.

Deja a un lado el estrés y las tensiones diarias

Iniciarse en el aprendizaje del sumi-e es adentrarse en un camino de armonía y serenidad a través de la tinta, el agua y el pincel.

El sumi-e, pintura japonesa zen, suiboku o suiboku-ga es una forma de expresión artística estrechamente relacionada con el zen que asienta sus raíces en el pensamiento taoísta y la pintura de los letrados de la antigua China.

Se fundamenta en la regla de la pincelada única y posee el potencial de dotar a la pintura de un ritmo espiritual que solo se muestra cuando el pincel sigue el impulso del corazón y de la mente del pintor.

En el sumi-e no se busca que las obras sean una copia fiel del modelo representado. La pintura deja así de convertirse en un ejercicio meramente estético para revelar una visión personal, interior de la persona que la practica.

El sumi-e nos ayuda a recuperar la paz interior, a reducir el estres, y a darnos ese tiempo y ese espacio que tanto nos hacen falta. Nos permite practicar una meditación activa, reconciliarnos con nosotros mismos y con nuestro entorno de una manera positiva.

No es preciso tener conocimientos previos de pintura

Para la primera sesión no tienes que comprar ni traer nada. Tampoco es necesario tener conocimientos de pintura. Lo único imprescindible es venir con humildad y ganas de disfrutar y compartir todo lo bueno que haya en ti.

Los contenidos y el ritmo de las sesiones se adaptan a cada participante de forma individual y personalizada.

No competimos ni nos comparamos con los demás. Compartimos nuestros conocimientos y aprendemos juntos de los grandes maestros y de nosotros mismos.

Los cuatro motivos pictóricos tradicionales

Si te acercas al sumi-e por primera vez, abordaremos los motivos tradicionales: los “Cuatro Honorables Caballeros” (Shikunshi). A través de ellos iremos descubriendo y consolidando la técnica del sumi-e.

Ran: anticipa la llegada de la primavera y se asocia a la modestia y la humildad. Al pintar a la orquídea silvestre podremos percibir su delicadeza y vulnerabilidad. A través de cada trazo aprenderemos a valorar la grandeza de detalles aparentemente pequeños e insignificantes.

Take: simboliza el verano y está asociado a la integridad personal. El bambú, siempre verde y erguido, se mantiene inalterable gracias a dos de sus cualidades más valoradas, la fortaleza y la flexibilidad. Con él descubriremos el significado de la constancia y la tenacidad, el valor de la determinación y de la rectitud.

Ume: la floración del ciruelo antes de que termine el invierno es una de las imágenes más representativas de la iconografía japonesa. Sus gruesas y viejas ramas, retorcidas e irregulares, de las que cada año vuelven a surgir brotes nuevos repletos de vitalidad, representan su capacidad de resistencia, perseverancia y renovación permanente, independientemente de su edad.

Kiku: el emblema de la familia real nipona es también el símbolo del otoño tardío. Quizá por ello el crisantemo está asociado a la idea de unión y sentido de pertenencia en las que cada miembro de una familia, sin renunciar a su propia identidad personal, entiende que forma parte de un todo que le trasciende.

Para saber más sobre nosotros o solicitar información adicional, por favor escribenos un email a info@suzuri.es

Gracias

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Quieres comentarme algo?