Sellos de piedra personalizados

Los sellos en Japón son el equivalente a nuestra firma personal (JITSU-IN), se utilizan para firmar documentos y representan a la persona que los utiliza. Cuando se utilizan para realizar acuerdos bancarios  (GINKO-IN) deben protegerse con el fin de que nadie, salvo el titular del mismo, pueda usarlo en su beneficio. Esa es la razón por la que habitualmente se encargan a artesanos especializados, ya que al hacerlos manualmente, las imperfecciones hacen que cada sello sea único, original y dificil de copiar.

Existe otro tipo de sellos (RAKKAN-IN) que son los que habitualmente utilizan los artistas (caligrafía y sumi-e) para firmar sus obras y dotarlas de su sello de auteticidad.

Aún se conserva hoy la costumbre de que los maestros regalen a sus discípulos un sello en el que aparezca inscrito el apodo que le otorga su sensei al alcanzar un nivel de ejecución notable en sus obras. Ese apodo se convierte entonces en el nombre artístico o seudónimo del artistista.

A lo largo de los siglos, esta tradición ha ido evolucionando tanto en el diseño y contenido de los sellos como en el significado que se le otorgan.

Los sellos pueden estar hechos en pequeñas piezas de marfíl, de hueso, madera, metal, aunque normalmente se utilizan piedras blandas, que son el soporte que permite un carvado manual del sello. Para el carvado o grabado del sello se utilizan diferentes tipos de gubias y punzones.

Actualmente también es posible adquirir sellos carvados por laser sobre planchas de caucho (como los que se utilizan en las empresas o administraciones públicas, por ejemplo) e incluso de plástico.

La escritura oracular (realizada sobre caparazones de tortuga o huesos de animales con un método de carvado similar al de los sellos artesanales) es considerada como el comienzo de la escritura china ancestral. No en vano estamos aludiendo a inscripciones de signos y representaciones caligráficas datadas entre los siglos XIV y XI a. C (dinastía Shang).

Se ha constatado que en algunos casos se pintaba previamente sobre el hueso o caparazón con hollín o cinabrio el símbolo que se grabaría más tarde, por lo que el uso del pincel, la tinta de hollín (la que hoy todos conocemos como «tinta china») y la pasta de cinabrio y aceite (que es la que actualmente se sigue utilizando para sellar las obras de caligrafía y de pintura) ya debía estar consolidado por aquella época.

Sobre el significado de los sellos, actualmente cada artista procura dotar a los suyos de su impronta personal. Aunque el primero suele seguir siendo el de su nombre, seudónimo o apodo (escrito en estilo Tensho), con el tiempo cada artista va atesorando una colección personal de sellos a través de los cuales casi podría adivinarse la cronología de su actividad.

Hay sellos que poseen un sentido meramente decorativo, otros en los que se puede leer una frase con la que el artista se siente identificado, con alusiones a creencias o aspiraciones personales, sellos en los que se condensan proverbios, metáforas, símbolos y… hasta caricaturas de sí mismo.

Así que si quieres firmar tus trabajos de shodo o sumi-e y desearías poder hacerlo con un sello personalizado, envíanos un email (info@suzuri.es) y dinos qué te gustaría grabar. Si lo prefieres, te hacemos una propuesta.

× ¿Quieres comentarme algo?